Un detalle navideño muy fácil de hacer.

Ya esta aquí la Navidad y en los tiempos que estamos la mejor manera de decorar la casa es con nuestras propias manos.

Os traigo un pequeño árbol para darle un aire navideño a vuestras habitaciones.

En una vieja tabla dibujáis la silueta del árbol o de lo que más os guste.

Después claváis puntas mas o menos cada dos o tres centímetros por toda la silueta del dibujo.

Y por último con la lana que más os guste hacéis un nudo en la punta mas arriba en el árbol, bajáis hasta abajo en zig-zag, subís de la misma forma. Ahora continuáis por el contorno y por ultimo unís puntas de forma aleatoria hasta obtener el resultado deseado.

La nueva dueña de este «árbol navideño» lo decoró con sus pendientes.

La vieja puerta de armario, el dibujo en ella recién lijada y la silueta con puntas recién barnizada.