Un colorido banco con mucha personalidad.

 

El verano esta llamando a la puerta y el jardín empieza a ser protagonista. Así que que nos pusimos manos a la obra y buscamos inspiración para crear un banco especial y encontramos 10 ejemplos muy interesantes.

Lo primero que hicimos fue cortar la madera. A continuación  la lijamos. Es madera de palet y en la imagen podéis ver la diferencia entre lijada y sin lijar.

La madera optamos por teñirla en vez de pintarla para que la veta de la madera se pudiera apreciar mejor. Como podéis ver la gama de colores utilizada es bastante amplia.
La veta se aprecia con bastante facilidad, lo cual le aporta un toque extra de naturalidad y belleza.

 

Como podéis ver en este paso ya teníamos las piezas de la parte superior preparadas, así que empezaremos con la estructura.

 

Los agujeros de las tablas los tapamos con masilla oscura debido a que las íbamos a aplicar un tinte oscuro.

Con la estabilidad de las patas teníamos un problema, así que unimos tres piezas, las pegamos y las cepillamos. El hueco que se aprecia en el centro es por aprovechar mejor los recursos de forma más eficiente
Y como habéis podido apreciar en la primera imagen este es el resultado, un colorido y pequeño banco en la puerta de casa. En vez de hacer uno grande hemos optado por dos pequeños, lo único que su hermano gemelo todavía no esta terminado. Esperamos que pronto os podamos enseñar el jardín al completo, con los dos bancos, muchas flores y alguna que otra sorpresa más.