La silla Navy y todos sus secretos.

Silla de aluminio Emeco 1006.

Historia de la silla Navy.

Este clásico de la decoración nació en el ejército de la marina norte-americana. Por este motivo es conocida popularmente como Navy, aunque su nombre oficial es Emeco 1006. En 1944, durante la 2ª guerra mundial el gobierno de los Estados Unidos encargó a la compañía Emeco una silla para sus submarinos. Por tanto tenía que ser duradera, ligera y que no se oxidara al contacto con el agua.

Un detalle muy curioso y poco conocido de su historia es el origen de la forma de la base donde nos sentamos. No es plana, si no que tiene la forma de las nalgas; pero lo interesante es que se dice (extraoficialmente) que las nalgas tenían una dueña famosa, Betty Grable, actriz y chica pin-up en la época de la 2ª guerra mundial.

Betty Grable, famosa chica pin up.

Diseño y materiales.

Se fabrica en aluminio por su ligereza, pero este no es uno de los materiales más duros. Para resolver este contratiempo la aplican un tratamiento térmico exclusivo que endurece la silla y la convierte en una de las piezas más resistentes de tu hogar. El fabricante te da garantía de por vida y afirma que como poco te durará 150 años. Se dice que el día que se presentó la tiraron desde un sexto piso para demostrar que era indestructible. Incluso hay gente que ha ido un paso más allá y la ha catapultado contra una pared. Si los llegáis a emular en vuestras casa enviadme el vídeo. 😉

Silla Emeco 1006 catapultada.

La silla Navy se compone de 12 piezas que requieren de nada menos que 77 pasos, 50 personas y 8 horas para la fabricación de cada una de ellas. Aunque originalmente se tardaba 2 semanas desde que se empezaba hasta que se terminaba una silla.

Pero sus virtudes no acaban aquí. Además es respetuosa con el medio ambiente, ya que el 80% del aluminio con el que se fabrica es reciclado.

Si os preguntáis sus dimensiones para ver si os encaja en casa tiene unos 40 cm de ancho, 50 de fondo y 86 de alto, y un peso aproximado de 3 kilos 200 gramos.

Versiones de la silla Navy.

Aunque existe una versión de aluminio pulido mi favorita es la original, la de aluminio cepillado. Pero como de la mayoría de los clásicos de la decoración existen múltiples versiones, con reposabrazos, con base de madera…

Diferentes versiones de la silla Navy.

En 2010 se lanzo una nueva versión muy especial, la Emeco 111. Conserva el diseño de la silla Navy original, pero cambia el material de fabricación y el color. Se fabrica con 111 botellas de Coca-Cola recicladas y resinas para aumentar su dureza. Esta versión se puede comprar en blanco, negro, gris, verde y naranja, pero el original es el rojo característico de la marca de refrescos.

Silla Emeco 111 fabricada con botellas de CocaCola.

Apariciones televisivas.

Pero es que si todo esto no os termina de convencer, he de deciros que además es famosa. Ahora que la conocéis no dejaréis de verla en la televisión y en el cine. Aparece en la mayoría de las salas de interrogatorios, como en la de Hawaii 5.0, en la de CSI o en el despacho del Dr. House.

Despacho del Dr House.

Precio.

Pero como todo en esta vida todo tiene su lado malo, esta pieza no se iba a librar. Es el mismo que el de todos los clásicos de la decoración, un precio prohibitivo. La versión de aluminio cepillado cuesta 683€ y la de aluminio pulido 1824€.

Aquí hablamos de decoración práctica, para personas que no tienen sueldos millonarios. Así que desde aquí os recomiendo comprar una réplica. Por menos de 100€ tenéis la versión metálica y por la mitad la plástica.

Recapitulando.

Es una pieza sencilla, con carácter, creada por encargo del ejercito. Además es metálica, sin pintura, con el precioso color del aluminio. Todo esto hace que encaje perfectamente en una decoración de estilo industrial. Por lo que esta preciosa silla es una muy buena opción para una decoración con un tono más masculino.

Y todo eso sin contar que te dan una garantía de por vida al ser una de las sillas más resistentes que puedes comprar. Es casi tan dura como Chuck Norris, seguro que a el le encanta.

Chuck Norris aprueba la silla Navy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *