Media caña de bambú para iluminar el pasillo.



Hace tiempo os enseñamos una preciosa lámpara creada con una caña de bambú, pero en el pasillo quedaba hueco para otra. Pero en vez de crear una lámpara gemela creamos una melliza. Tanto el aplique como la bombilla son la misma, pero el diseño lo hemos cambiado.

Partimos una caña de bambú por la mitad con cuidado de no estropear los diafragmas.

 

Después quitamos los diafragmas interiores dejando los de los extremos. Por detrás de la bombilla pusimos una lámina de bambú para esconder los cables. Y con dos trozos de bambú ocultamos las conexiones.

 

Y este es el resultado final, más sencilla que la anterior y con un reparto más uniforme de la luz pero sin perder su esencia.

 

Pese a ser diferentes encajan muy bien la una con la otra ya que tienen un estilo muy similar.