Un elemento clave en la decoración de la cocina: los taburetes.

Cómodos taburetes de cocina con respaldo.

Puede que para muchos de vosotros la cocina os resulte una de las estancias de la casa con menos sentido. Habrá quien se atreva incluso a colocar un cartel en la puerta que diga en letras bien grandes: ¡Vade retro! Pero ese pequeño habitáculo no es solo el lugar en el que conservas la cerveza bien fría, sino que también puede llegar a convertirse en un espacio en el que experimentes un estado de suma felicidad. Todo depende del prisma con el que se miren las cosas. Por eso quiero haceros ver que la decoración de la cocina es una tarea tan fácil como necesaria.

Aunque lo más sofisticado que sepas preparar sea un bocadillo con más de tres tipos de embutido, no está de más poner empeño para lograr que tu cocina sea una estancia en la que poder sentirte cómodo. ¿Y cómo se puede estar mejor que sentado?

Por eso en este post he querido hablaros de la importancia de realizar una buena elección con los taburetes. En cocinas americanas, una idea más que interesante es la de colocar taburetes altos, que no solamente quedan bien estéticamente, sino que aportan comodidad.

Lo primero que debéis tener en cuenta es que estos han de ser de una altura adecuada a la de la barra. Ni más altos, ni más bajos. Porque si la medida no se corresponde, no vais a poder pasar mucho tiempo sentados sobre ellos. Me gustan esas cocinas integradas en el salón que te hacen sentir que estás en un bar. Da buen rollito, ¿no?

Combinación de colores y materiales.

Sé que muchos de vosotros entendéis que la decoración práctica es la fórmula mágica, y que no importa si tal color combina con cual otro, o si es mejor emplear este o aquel material. En estas líneas quiero haceros ver que sí tiene importancia, y más de la que pensáis.

No solamente vais a impresionar a vuestra chica si os guiais por las últimas tendencias para la decoración de la cocina. También vais a dar un valor añadido a vuestra casa y vais a contribuir a que se parezca más a un hogar que a un piso de un tipo un poco desastre.

Podéis combinar una encimera de madera con muebles en color blanco o beis con taburetes altos de ese mismo color y posadera de mimbre, por ejemplo. O si la barra es asemejada a la de un bar de estilo moderno, una buena opción es que los taburetes altos tengan las patas metálicas y el asiento esté forrado de cuero. También se llevan esos taburetes que incorporan respaldo, y que son sumamente cómodos y prácticos. Los riesgos de que os caigáis de espaldas se verán considerablemente reducidos. ¡Pensad en ello!

La comodidad (¡tomad nota!) tiene que ser uno de los aspectos que más valores. Realmente es lo que más debe importaros. De esta forma será agradable desayunar en la cocina mientras revisáis el facebook, o disfrutar de una cena o almuerzo con amigos en caso de que se alargue durante horas.

El espacio de la estancia es importante.

A partir de esa premisa, todo vale (bueno, casi todo… ¡no seáis malpensados!) con tal de que la cocina adopte vuestro estilo personal que haga que os sintáis a gusto en ella. Los taburetes altos son una tendencia que ofrece numerosas posibilidades, pero ante todo han de tener sentido y resultar prácticos en esa estancia en la que van a estar colocados.

Si vuestra casa dispone de una cocina muy pequeña en la que si engordáis un poco ya no cabéis, no tienen sentido estos taburetes. Más bien, os aconsejo que los busquéis pequeños, de manera que podáis guardarlos debajo de la mesa plegable cuando no los estéis usando. También podéis optar por sillas plegables con respaldo o por taburetes que sean apilables. En casos como este hay que sacrificar un poco la comodidad para ganar en practicidad. Y el ahorro de espacio resulta lo más sensato. No convirtáis la cocina en una carrera de obstáculos.

Puede darse el caso de que el problema de vuestra cocina no sea el espacio, sino la distribución del mismo. Que disponga de metros cuadrados de sobra, pero estén tan mal repartidos que ese lugar parezca un laberinto.

Aquí se plantean algunas alternativas. Imaginad que vuestra cocina es muy alargada y estrecha, por lo que resulte imposible colocar una isla en el medio, y una mesa demasiado grande dificulte el trabajo y entorpezca el paso. Tampoco tendrán cabida taburetes altos en este caso, pero igual sí os podéis permitir el lujo de colocar sillas con respaldo, que son infinitamente más cómodas que los taburetes bajos.

Poneos en el caso, por ejemplo, de que vuestra cocina sea cuadrada y la puerta de acceso impida igualmente colocar una isla para no entorpecer el paso. Tal vez tengáis posibilidad de montar una cocina en forma de L y disponer una barra de media altura pegada a una de las paredes laterales. En esta situación sí que es aconsejable que os busquéis un par de taburetes altos que no solamente ayuden a mejorar la decoración de la cocina, sino que también ofrezcan la posibilidad de servir de desahogo cuando lo que necesitáis es un rato de relax mientras os tomáis el desayuno. (Ya sé que muchos de vosotros pensaréis que para eso ya está el sofá).

Una decoración práctica que combine comodidad y originalidad.

En cualquiera de las situaciones que se os presenten, lo que quiero que os quede bien claro es que lo primero es que apostéis por la comodidad. Al fin y al cabo, en la cocina vais a preparar vuestra comida (unos con más acierto que otros), pasaréis tiempo durante el almuerzo, cena o desayuno, e incluso puede ser un punto de encuentro con vuestros amigos.

Debéis pensar que estáis haciendo una inversión para toda la vida (¡No seáis roñosos!). Algo tan simple como un taburete o una silla de cocina, y tan insignificante para los ojos de los más despreocupados, puede llegar a ser determinante para que os lleguéis a sentir en vuestra casa más a gusto que un cerdito en el barro. Así que prestad atención a los consejos que os he ofrecido en estas líneas: sed prácticos y originales con la decoración de vuestra cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *