El dormitorio, tu pequeño refugio.

Dormitorio en tonos verdes y amarillos.

Después de un día duro en el trabajo no hay nada mejor que una buena noche de descanso en tu cama. Tu dormitorio se convierte en un pequeño refugio, y por desgracia muchas veces la palabra clave es pequeño. Hoy os voy a dar las claves para convertir vuestro dormitorio en un lugar más acogedor en el que estar más a gusto.

El orden en tu dormitorio es clave.

Es muy difícil relajarse en un sitio donde tenemos todo por medio. Así que es muy importante en un dormitorio tener bastante lugar de almacenaje. Escoged un armario con muchos compartimentos, las puertas correderas son una gran ayuda en espacios pequeños. Y cuando el espacio escasea no te puedes permitir desperdiciar ningún hueco. Así que plantearos añadir un canapé a vuestro dormitorio. Es el lugar perfecto donde guardar las mantas o el relleno del nórdico, esas cosas que te ocupan medio armario y no dejan sitio para tu ropa.

Cama con canapé lleno de ropa de cama.

La cama, pieza angular del dormitorio.

Es el mueble que más ocupa y el más importante. Yo os recomiendo gastar un poco más de dinero en el colchón aunque para ello tengamos que ahorrar en la decoración. No os vais a levantar más descansados por tener unas preciosas y carísimas cortinas. Yo os aconsejo poner una cabecera sencilla. Pero si os pasa como a mi que entre la cama y la pared apenas queda hueco os invito a no poner la cabecera e incluir una estantería. Podréis poner fotos y objetos personales que impregnen de vuestra personalidad la habitación, además ganaréis espacio. Y si os da la sensación de que queda un poco vacío siempre podéis añadir unos cuantos cojines de vuestro color favorito.

Cabecera de la cama muy personal.

Pié de cama.

Si eres uno de los afortunados que tiene un dormitorio de revista, del tamaño de una pista de aterrizaje, puedes poner al pié de tu cama un par de sillones. Yo lo intenté, pero con los 39 cm de hueco que tengo entre la cama y la pared el resultado no fue maravilloso. Así que opte por una alfombra. Os contaré un secreto, ni siquiera es una alfombra, es la pieza que usaban en la tienda para mostrar los colores.

Alfombra al pie de la cama.

Bromas a parte, si tienes sitio una muy buena opción es poner un baúl al pie de cama. Decora y te aporta funcionalidad. Puedes sentarte en el, guardar cosas y además decora. Un banco o una silla tampoco es mala opción, pero no mantiene ese equilibrio que tanto me gusta entre diseño y funcionalidad.

Baúl al pie de la cama.

La ropa de cama.

Cambiando la sobrecama es la forma más rápida y económica de mejorar el aspecto de tu dormitorio. Por menos de 50€ puede cambiar por completo el aspecto de la habitación. Si quieres dar alegría a la estancia puedes hacerlo con color, si prefieres aportar elegancia puedes optar por unos colores más neutros; o incluso una mezcla, como en la imagen que os muestro a continuación. Si no estáis para muchos gastos, los cojines son una opción barata y efectiva.

Ropa de cama gris con rayas naranjas.

No os olvidéis de las cortinas.

Son un elemento muy importante ya que decoran, dan privacidad y regulan la cantidad de luz que entra en nuestro dormitorio. A mi personalmente me encantan los estores enrollables. Son modernos, sencillos, elegantes, asequibles y ocupan el espacio mínimo.

Estor enrollable en el dormitorio.

Las alfombras.

Y para terminar con los textiles no podemos dejar de lado las alfombras. Cuando te despiertas y te levantas descalzo siempre aporta mejor sensación pisar sobre una alfombra que sobre el suelo. Y al igual que el resto de los textiles es una forma asequible y rápida de dar el tono de que deseas a tu dormitorio.

Alfombra gris de pie de cama.

La mesilla.

Si has puesto en tu dormitorio un buen armario y un práctico canapé, tendrás bien cubierto el almacenamiento, y podrás arriesgar un poco más con la mesilla. En la imagen con la que he empezado este artículo la pieza que más llama la atención es el brillante búho amarillo. No tengáis miedo a arriesgar, es una pieza pequeña que te puede dar mucho juego. Por poco más de 100€ tienes opciones tan originales como el oso que os muestro a continuación.

Mesilla de noche con forma de oso polar.

La iluminación.

No debemos olvidar que el dormitorio es un lugar de descanso. No es necesario que nos tengamos que poner las gafas de sol cada vez que encendamos la lámpara. Si queremos un extra de luz siempre podemos conseguirlo con la luz de las mesillas. La cuales os recomiendo que sean regulables, así podemos darle más intensidad para leer o menos para no despertar a nuestra pareja.

Un detalle muy importante es el tono de la luz. Sin duda debe ser luz cálida. Esta demostrado que es mucho más relajante. La luz fría esta indicada para otros lugares como despachos y oficinas.

Iluminación del dormitorio.

Las paredes de tu dormitorio.

Por último pero no por ello menos importante están las paredes. Llena las paredes de ti, y diréis, que significa eso. Pues muy sencillo, pon cuadros con tus recuerdos, el cartel de la película que tanto te gusta, cuelga la guitarra que te apasiona. Cualquier cosa que hable de ti. Por supuesto el color de la pintura es importante, pero nada hace un hogar tan único como tus vivencias y tus pasiones.

Pared llena de fotografías.

Las imágenes han sido obtenidas de las siguientes webs: palaudeldescans.cominterfusta.com1tapiza.com, hoylowcost.com, cehome.es, kareshop.es, lamparas.es, trendir.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *