Chester, un clásico con historia.

Los sofás chesterfield o chéster se han convertido en una de esas piezas atemporales en el diseño y en un emblema del estilo clásico Inglés. Su origen se remonta al siglo XIX y tiene una interesante historia detrás.

Según cuenta la leyenda el Conde de Chesterfield encargo a un prestigioso ebanista una butaca que fuera dura y robusta, en la cual el respaldo estuviera al mismo nivel que los reposabrazos. Además el artesano le dio el acabado en un capitoné abotonado sobre cuero, tan característico de esta pieza.

Con ello quería conseguir que se mantuviera la espalda recta, evitando así arrugas en las vestimentas de sus sirvientes.

Según se cuenta el Conde en su lecho de muerte le pidió a su mayordomo que le diera asiento a su apadrinado Mr. Dayrolles, refiriéndose a que le ofreciera sentarse. Este, cansado de la dureza del sillón, obligo a Mr. Dayrolles a cumplir la última voluntad del Conde de forma literal, llevándose la butaca a su casa.

A partir de entonces se supone que las amistades de Mr. Dayrolles encargaban a los artesanos que hicieran sillones como el del Conde de Chesterfield. A partir de entonces se convirtió en un símbolo de la alta sociedad británica.

Esta teoría sobre su origen es la más extendida, pero no la única. Lo que si esta claro es que se ha convertido en una pieza que siempre tendrá un hueco en la decoración.

El hecho de que se convirtiese en un hito de la decoración ha propiciado que se creasen versiones con diferentes materiales y acabados. Y por suerte su popularidad ha hecho que se lo puedan permitir bolsillos más modestos que los del conde.

Lo podéis encontrar en diferentes tonos. Desde el cuero original, como se muestra en la primera imagen, hasta un verde intenso, pasando por el siempre elegante blanco.

También se venden con tapizados más originales como los creados con la técnica del patchwork.

Y luego están los que solo han mantenido las bases de patas cortas y respaldo a la misma altura que los reposabrazos y han innovado en materiales y acabados.

Ahora, gracias al programa de televisión “Viajando con chester” esta más de actualidad que nunca. Crean diseños únicos para entrevistar a personajes importantes y al final del programa lo firman y pasan a una subasta.

Como siempre las imágenes enlazan a su fuente.